lunes, 22 de diciembre de 2008

Humanidad "Diez Minutos"





Es mi corto favorito. Hasta el 2006 era el corto español con más premios (no los mejores prenios es verdad, no tiene el Oscar). Ahora no lo sé. La primera vez que lo ci no sabía si el tipo era demasiado bueno o demasiado malo. No supe si era la típica historia que te hacer volver a creer en algunas pequeñas cosas o era un thriller... No sabía si era amor lo que buscaba el protagonista o todo lo contrario. Sólo sé que Sartre estaba equivocado cuando dijo que "cuanto más conozco a la gente más me gusta mi perro". Al menos ese es el regusto que me dejó. En esta época de tan poca humanidad y tanta aparente humanidad, me gusta refugiarme en estas cosas. Oigo lo que me hace feliz, veo lo que me hace sentirme de verdad bien por ser humano, busco a la gente que de verdad me importa algo, ya que el resto se meterán en mi vida aunque no quiera ya que es Navidad. ¿He dicho que es mi corto favorito?

Lo estaba viendo la semana pasada, otra vez (y ya van mil). Y la alusión a ese anuncio que alguien debería prohibir porque habrá roto el alma a tantas personas me puso las orejas tiesas. Otra vez. Navidad otra vez y sentirse una mierda si estás sólo o si te han dejado sólo, que es aún peor. Conozco varias personas de esas que me importan que recogerían firmas para prohibir ese maldito anuncio. Menos mal que no se ve en todos los países.

viernes, 19 de diciembre de 2008

El amor es ciego, y yo no quiero ver...



Esta canción la han llamado la antibalada, también una canción para hundirse hasta el fondo... "Love is blindness" del disco "Achtung baby" (1991) de U2. O sea, una flor vieja que cada vez que la huelo me entran ganas de llorar.

Nunca me gustaron las traduciones que leí, a todas les faltaba algún matiz si es que se puede hacer alguna traducción sin equivocarse en algún matiz. Por eso he decicido ponerle los subtítulos yo mismo. Esta canción es de esas grandísimas canciones que siempre irán conmigo, que han sobrevivido a decenas de situaciones, de historias, que siempre sale a flote en un momento dado. Ayer salió a flote de nuevo. "Ciego, ciego, ciego...". Da gusto ver a Bono sintiendo lo que canta. Da gusto que The Edge cuando ya estás a punto de caramelo, te remate con un punteo de guitarra eterno que te deja muerto del todo. Abandonado a tu suerte... Si no querías entirte así no haber escuchado la canción, no haber visto a Bono con el maquillaje corrido sobre su rostro a modo de bufón eternamente, profundamente, triste y sólo. Tanto que necesita abrazar a alguien, al menos por un momento.

Es una de las canciones más tristes de la historia. Porque en el fondo narra el amor de alguien desesperado que acaba pagando a una mujer como único medio de amar... Ese es el matiz más dramático del tema, con el que muy pocos podemos sentirnos identificados, pero en general el tono sigue siendo de tanta pena... Amar por amar como si fuera la receta infalible para sufrir. Abrir los brazos y enseñar a alguien el pecho para decirle... me da igual, dispara...

miércoles, 17 de diciembre de 2008

"Necesito un buen vino y tú, tú necesitas ser más agradable" (The Cardigans)

Están olvidados, pero en el 2007 aún hicieron este tema. Definitivamente, jamás se repetirá la música ni se acabarán las letras. Cuando era joven pensé que ya había pasado, que en mi época ya estaba todo inventado, en música, en sonidos, en letras, en mensajes... Que lo nuevo ya era una distorsión absurda de todo. Pero no... Siempre quedará un matiz. Sólo ver a esta mujer disfrazada, oír de su voz este pequeño apunte sirve... Es sencillo, todos lo hemos pensado alguna vez. Pero ella lo dice bien y suena mejor.

So I need some fine wine, and you, you need to be nicer...
For the good times and the bad times that we´ll have.

Así que yo necesito un buen vino, y tú, tú necesitas ser más agradable...

Por los buenos tiempos y los malos tiempos que tendremos.

martes, 16 de diciembre de 2008

Juan Salvador Gaviota o la importancia de volar por volar.

No se trata de conseguir volar realmente. O de hacerlo bien. Se trata de soñar con que puedes. No se trata de volar para comer. Se trata de volar por volar. Aunque no se vaya a ningún sitio. No se trata de seguir a la bandada, sino de ser un marginado, que hoy en día es un honor. Se trata de volar hacia alta mar feliz y hambriento. Se trata de que me lo crea. Se trata de que la gente de mi alrededor se lo crean. Vale, papá y mamá me dicen que vuele para comer... El resto que me mientan o que se callen por favor. Bastante bandada hay ya, y hacen mucho ruido. Si alguien de mi alrededor me dice que coma y no vuele, que se lo ahorre, es lo que hago. Ya lo sé. Mentidme todos, el mundo es de color de rosa (o rojo, que me gusta más), y la magia existe. El ataque preventivo de realidad os lo guardais. No soy loco, ya sé que todo es mentira.


La mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo más elementales: como ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que le importaba, sino volar. Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar.

Este modo de pensar, descubrió, no es la manera con que uno se hace popular entre los demás pájaros. Hasta sus padres se desilusionaron al ver a Juan pasarse días enteros, solo, haciendo cientos de planeos a baja altura, experimentando. […]
--¿Por qué, Juan, por qué? -preguntaba su madre-. ¿Por qué te resulta tan difícil ser como el resto de la Bandada, Juan? ¿Por qué no dejas los vuelos rasantes a los pelícanos y a los albatros? ¿Por qué no comes? ¡Hijo, ya no eres más que hueso y plumas!
--No me importa ser hueso y plumas, mamá. Sólo pretendo saber qué puedo hacer en el aire y qué no. Nada más. Sólo deseo saberlo.
--Mira, Juan -dijo su padre, con cierta ternura-. El invierno está cerca. Habrá pocos barcos, y los peces de superficie se habrán ido a las profundidades. Si quieres estudiar, estudia sobre la comida y cómo conseguirla. Esto de volar es muy bonito, pero no puedes comerte un planeo, ¿sabes? No olvides que la razón de volar es comer.

Juan asintió obedientemente. Durante los días sucesivos, intentó comportarse como las demás gaviotas; lo intentó de verdad, trinando y batiéndose con la Bandada cerca del muelle y los pesqueros, lanzándose sobre un pedazo de pan y algún pez. Pero no le dió resultado.

Es todo inútil, pensó, y deliberadamente dejó caer una anchoa duramente disputada a una vieja y hambrienta gaviota que le perseguía. Podría estar empleando todo este tiempo en aprender a volar. ¡Hay tanto que aprender!

No pasó mucho tiempo sin que Juan Salvador Gaviota saliera solo de nuevo hacia alta mar, hambriento, feliz, aprendiendo.


Richard Bach, "Juan Salvador Gaviota", 1970.

martes, 9 de diciembre de 2008

Cerrado por defunción

No me entran ganas de escribir nada. Podría ser un bonito homenaje rebuscar en la basura en un momento así. No tengo ganas repito. El homenaje se lo haré a ella, no tengo ganas de compartirlo salvo con la persona que ella hubiera querido. Contigo. No será bonito, pero será real, mucho más que esos horribles discursos del cura en la iglesia. Y hay sitios donde descansar mucho mejores que los que hemos construído para eso.Cuando se muere alguien y de verdad te das cuenta, no te dan ganas de nada... Sólo de pensar. No hay nada bonito hoy, ni ayer, ni antesdeayer. Cuando alguien que la hubiera conocido piense en ella y pueda hacerlo sin angustia que te ahogue entonces sí se podrá apreciar de nuevo lo bello de su vida. Hoy que se acaba de ir todo es una puta mierda. No era mi madre, ni mi hermana, ni mi amor... Da igual, siento gran respeto y me gustaría compartir siquiera un poco de tu tristeza por su pérdida. Que inventaran una máquina y sintiera al menos una décima parte... Sí, ojalá pudiera quitarte un poco de lo que llevas encima.

Divago joder, y esto no es ni una reflexión ni un ensayo sobre nada. Es sólo un estado de ánimo que sabe agrio. Que esto está cerrado por defunción, coño. Hablar sólo una palabra de más es puro morbo asqueroso. Ya está.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Flor muy roja



CIBELES ANTE LA OFRENDA ANUAL
DE TULIPANES

Desprendida su funda, el capullo,
tulipán sonrosado, apretado turbante,
enfureció mi sangre con brusca primavera.
Inoculado el sensual delirio,
lubrica mi saliva tu pedúnculo;
el tersísimo tallo que mi mano entroniza.
Alta flor tuya erguida en los oscuros parques;
oh, lacérame tú, vulnerada, derríbame
con la boca repleta de tu húmeda seda.
Como anillo se cierran en tu redor mis pechos,
los junto, te me incrustas, mis labios se entreabren
y una gota aparece en tu cúspide malva.

Ana Rosetti, 1980

domingo, 30 de noviembre de 2008

Y mejor ausencia que molestia

Moriré sin cambiar una pincelada del paisaje.
El banco le miró cada vez que pasó por allí.
Joven demasiado viejo para lo poco que viví.
Odiar es la vía más fácil.
Realidad, la reputa madre que te parió.
Sólo son las noches sueños y sirenas de policía.
Ignoro todo de mi, ya sé lo suficiente de tí.
La vida sólo es la resaca de un sueño
Ella pensaba que era él y para siempre.
Nunca he salido de esta habitación
Cada vez que te miro, me pongo tieso.
Imaginó que le invitaba a bailar y bailaban.
Oscar al peor actor por "Ayúdame aunque no puedas"
Quién eres tú y qué significa para siempre?
Un día ella dijo; "ojalá supieras y así me dejaras"
Él dijo; "yo me acordaré por los dos"
Roció su costado con agua oxigenada para resucitarla.
Una caída no es un sueño.
Invítame a vinagre que tengo sed.
Demasiado valiente para probar, demasiado cobarde para comer.
O borracho o muerto.

martes, 25 de noviembre de 2008

El mejor corto de 2008; "Paseo", o como el amor sirve de poco... pero sirve.

El "paseo" era una práctica canalla en la Guerra Civil Española. A los presos que iban a ser ejecutados a veces ni siquiera se los ponía frente al pelotón de fusilamiento. Simplemente se los detenía y se los llevaba a dar un "paseo", que tanto el preso como el verdugo entendían en qué consistía. Unos tiros por la espalda, una muerte segura...

Este corto que espero que gane el Goya 2008 tiene algo de drama y algo de comedia... Mucho de poesía y mucho sabor amargo... Lo pongo porque desde hace unos días me retumba la voz de José Sacristán recitando ese poema de Mario Benedetti... ese poema que el pobre soldado no sabe recitar, que no ha podido decírselo nunca a nadie... Ese poema que el poeta le enseña, y que en realidad quién sabe de quién se está acordando en ese momento.

Ese momento... previo al final, a lo peor, en el que el ser humano es consciente de que el amor no sirve de salvación de nada. Que el amor no podrá con la realidad, pero que es necesario para sobrellevarla. En ese momento de mierda en que sabes que te van a matar y tienes miedo. Justo en ese momento el soldado quiere hablarle por fin a una mujer como hubiera querido algún día, aunque en realidad ni sea una mujer. Ese soldado rudo, duro, no dado a poesías, se arrepiente de todo el amor que jamás tuvo la valentía de darle a su mujer... Ese poeta que es sabio... Que en realidad parece que lo conoce todo, y ayuda a sus dos compañeros, como pensando... "joder, no os muraís sin un poco de amor, aunque sea de mentira...".

El amor... Cuando vienen mal dadas no hay que olvidarse. No hay que guardarlo. Hay que usarlo. Tiene poderes. No cura, no salva, no convierte el agua en vino... pero sirve joder, claro que sirve. Es la balsa en medio de la tormenta, es la flor en medio del vertedero, el oasis en medio del desierto...





Corazón coraza

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero


peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

MARIO BENEDETTI

martes, 18 de noviembre de 2008

Relajando el tono; "Chico busca..."

Desde luego, a este buen hombre hay que reconocerle que es la persona más sincera del mundo... Y que no tiene complejos... Umm... oferta tentadora, tendré que pensarla...



LLevo dos meses rebuscando, intentando mostrar las flores y a qué me huelen a mí. Y me he dado cuenta que sí, que he vomitado algunas cosas. Que he mostrado otras sólamente bellas, para nada dramáticas. Pero el tono general ha sido de demasiada tensión, alguien que no me conociera yo le sabría a agrio. Mis flores huelen demasiado intensamente, he terminado agobiado de leerme desde el primer día. De hecho, están pasando cosas en mi vida que me han trasladado demasiada tensión a este blog, y no he sabido encontrar las flores inocentes, las simples, las aromáticas, relajantes, que pienso por el camino. Basta ya...

Este corto tiene unos dos años y o te da asco o te partes de risa (quizá las dos cosas). Es una exageración pero muestra una parte de la realidad cotidiana. He visto a mujeres y sobre todo hombres que buscan a alguien sólamente para utilizarlo, para extraer de esa persona algo concreto (generalmente sexual) sin ni siquiera contemplar la posibilidad de que haya detrás algo más. Hay gente que aspira a todo y no tiene nada...

Por cierto, a este le llamaron tres. Una le dijo que, por ser él, por menos de 5000 € ni si molestaba. Otra se había equivocado de número. La tercera le dijo que debía ser el viernes por la noche, pero que él debería quedarse el sábado por la mañana a limpiar (no opcional); a bajar al perro a las ocho de la mañana porque tenía costumbres fijas; hacerle el desayuno y traérselo a la cama; que fuera a buscarle comida basura a algún sitio y luego ya podía irse, que a ella tampoco le gustaba la gente. Por cierto, también decía la respuesta de la tercera mujer que ella tampoco era guapa, que también llevaba tres meses sin ducharse (ni depilarse) y que exigía le proporcionase sexo oral disfrazado de conejita de playboy...

lunes, 17 de noviembre de 2008

The Killers; "When you were young"



Uno de los mejores temas de uno de los mejores grupos del siglo XXI. “When you were young” del disco Sam´s Town (2007), es otra flor que no es nada nueva pero que me sorprende que haya muchas personas que les guste el universo de la música popular y aún lo la conozcan. The Killers venden millones de discos pero tocan en salas pequeñas. Como en tantas otras cosas, en esto también me siento incomprendido. Mezclan todos los estilos de los ochenta que no me gustaban (incluyendo el odioso órgano que me propuse atentar en mi adolescencia guitarrera contra él) y sin embargo el conjunto es otra cosa, es indie épico me atrevería a decir, siendo un poco horterilla, ahora que no me lee nadie.


El 24 sacan su nuevo disco. Y ya han avisado con el adelanto “Human” que nos va a dar algo. Algo malo, claro. Quizá después del 24 no quiera compartir esta flor con nadie, porque intuyo que me va a decepcionar tanto... Así que esta flor prefiero olerla hoy, que tengo ganas de olvidarme de todo y sin embargo tenerlo todo muy presente.

Realmente el tema es universal. “Cuando eres joven”.... si, cuando eras joven pensabas que a los treinta y tantos todo iba a ser diferente. Hay que perdonarse muchas cosas para poder decir que estás bien, que viviste, disfrutaste, fuiste leal a tí mismo y lo que soñaste...

Me ahorro el vídeo de esta canción porque presenta una imagen tan típica de lo latino y del amor pasional latino que da lástima. Pero la mujer del vídeo, que soñaba con otro hombre a su lado, que soñaba con el príncipe y se queda con el sapo aún sabiendo que lo es... me recuerda a mi y a más personas. Pero escuchaba la canción, y me acordaba de esa persona, que, sabiendo que lo que soñó cuando era joven no se cumpliría jamás, aceptó. Y aguantó. Resignada, sabiendo que no era como había imaginado. Quizá con la última esperanza de que el sapo volviera a ser príncipe... Y la canción ha dejado de tenet sentido para mi, porque esa persona dijo que dijo no, vuelvo a lo que soñé cuando era joven. Felicidades.



Cuando eras joven

estás sentada sobre tu corazón dolido
esperando por algún chico bonito
para que te salve del pasado
tú jugabas al olvido
mirate ahora, ahí viene él

él no se parece en nada a Jesús
pero habla como todo un caballero
como te lo imaginaste cuando eras joven

podemos escalar la montaña
no lo sé
ahora está mas alta que antes
pero se que podemos hacerlo si lo hacemos bien
hagámoslo con calma
cálmate, míralo ir

hemos quemado el contorno de la carretera
en la espalda de un huracán que ha empezado a rodar
cuando eras joven
cuando eras joven

y a veces cierras los ojos
y ves aquel lugar en donde solias vivir
cuando eras joven

dicen que el agua del infierno no es muy dulce
no tienes que beberla ahora mismo
pero puedes sumergir allí tus pies
de a poco cada cierto tiempo

estás sentada sobre tu corazón dolido
esperando por algún chico bonito
para que te salve del pasado
tú jugabas al olvido
mírate ahora, ahi viene el

el no se parece en nada a Jesús
pero habla como todo un caballero
como te lo imaginaste cuando eras joven
(él habla como todo un caballero, como te lo imaginaste cuando eras)
cuando eras joven

dije que el no se parece en nada a Jesús
el no se parece en nada a Jesús
pero más de lo tu pensabas…

domingo, 16 de noviembre de 2008

Celos

mmmmm...... concha masturbación babeante abre woooowwww
siiiii bailando en lencería "no merece la pena" nubes negras broma
"amigo" bi verga trío me transportas... buffffff no tan hot escote
flojos de pantalón ambigüedad CELOS presumiendo discreción shhh
curioso
lechita caliente cójela dámelo vete a la mierda ven hola...
bufón hipocresía frenesí pensaba no puedes me rindo tentación
vamos.... jajajajajajajajajaj orgulloso dime ?????? excitación

martes, 11 de noviembre de 2008

Quiero ser el globo de un niño


Mientras subía y subía, el globo lloraba al ver que se le escapaba el niño.

Miguel Saiz Álvarez, "El globo", Galería de hiperbreves, 2001

Quén pudiera ser globo atado siempre a un niño. No enseñarle. Que te enseñe. De dónde saca todos los días la alegría. Cómo hace para no ver la suciedad. Cómo ve flores en todos los sitios. No saben escribir. No saben explicar. No saben de cuentas. No les cuentes problemas, te darán una solución increíblemente fácil. No sufren por todo. Disfrutan con todo. Les basta poco. Un globo. Ojalá fuera un globo. Que me mirara orgulloso. Que pensara que soy el globo más hermoso de todos, y eso que sólo valgo cincuenta céntimos. No entienden de dinero. Ni de tiempo. Les gusta dormir. Sería mi compañero perfecto... Y yo, como globo, no tendría que hacer nada. Sólo estar con él y que me lleve de la mano. Que me pasee por la calle enseñándome como si fuera su obra de arte. Lo malo, es que el niño sin el globo sigue siendo un niño; el globo sin el niño es un trozo de plástico perdido y sin sentido.

Si fuera el globo de algún niño no me sentiría sólo jamás.

lunes, 10 de noviembre de 2008

El Principito; "Por favor... domestícame"



--¡Buenos días! -dijo el zorro.
--¡Buenos días! -respondió cortésmente el principito que se volvió pero no vío nada.
--Estoy aquí, bajo el manzano -díjo la voz.Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.
--¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres!
--Soy un zorro -dijo el zorro.
--Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!
--No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.
--¡Ah, perdón! -dijo el principito.

Pero después de una breve reflexión, añadió:
--¿Qué significa "domesticar"?
--Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
--Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
--Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
--No -díjo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? -volvió a preguntar el principito.
--Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear lazos... "
--¿Crear lazos?
--Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
--Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor... creo que ella me ha domesticado...
--Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
--¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el principito.

El zorro pareció intrigado:
--¿En otro planeta?
--Sí.
--¿Hay cazadores en ese planeta?
--No.
--¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
--No.
--Nada es perfecto -suspiró el zorro.

Y después volviendo a su idea:
--Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sól. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:
--Por favor... domestícame -le dijo.
--Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
--Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no fienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, Ios hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
--¿Qué debo hacer? -preguntó el príncipito.
--Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...
--Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!

El principito volvió al día siguiente.
--Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejempló, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
--¿Qué es un rito? -inquirió el principito.
--Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.

De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando eI día de la partida:
--¡Ah! -dijo el zorro-, lloraré.
--Tuya es la culpa -le dijo el principito-, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique...
--Ciertamente -dijo el zorro.
-- Y vas a llorar!, -dijo él principito.
--¡Seguro!
--No ganas nada.
--Gano -dijo el zorro- he ganado a causa del color del trigo.

Antonie de Saint-Exupéry, El Principito

Y no sé si soy zorro o principito. Quería domesticar y que me domesticasen; y alguien dijo que no estaba domesticado; y alguien habló de la esencia; tampoco nadie quiere hacer daño; también desde las cuatro me sentiré agitado e inquieto; también fue el lenguaje fuente de malos entendidos; también cada vez se está más cerca; también se habló de paciencia; y de jugar; y de que alguien era bonito; y yo era un hombre entre miles de hombres; y no tenía necesidad de nadie; aunque hubiera una rosa que me había domesticado... muchas más cosas de ese texto me las apropio. Lo mejor, es que como el zorro, también ganaré algo, aunque llore.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Paint it black...

PAINT IT BLACK

Días malos. Días
en los que nada sale bien.
En los que ves colmillos en las fauces
de la gente que dice que te quiere.
En los que el sol es un arma arrojadiza
o la lluvia una descarga de vinagre.
En los que mejor te metes en la cama.
Rocías de azufre tu portal. Rezas
para que los perros no lleguen a tu puerta.

Roger Wolfe



Hay momentos en que me dejarías sólo desnudo bajo la lluvia; bajando tu calle como un perro aullando y cojeando; llamando desesperado a tu puerta sabiendo que están detrás los malos. Hay momentos en que apretarías el gatillo una, dos, tres veces… así, hasta que se agotase el cargador. Hay momentos en que deseas verme sangrar y untarte tus labios con la vida que se me escapa. Hay momentos en que ves al cordero con piel de lobo, y nunca a los lobos con piel de cordero. Hay momentos en que desearías no verme llorar, sino con una camisa de fuerza; mirando curiosa cómo me quiero abrir la cabeza contra el muro. Hay momentos en que me pides que ponga la mano en el fuego por ti; pero para que me queme. Que me miras con ojos llenos de inocencia mientras me aprietas por los huevos hasta que exploten, mientras dices ¿qué te pasa mi amor?. Que me darías una fregona y un cubo para recoger la baba de un ejército de masturbadores que te siguen mientras les guiñas un ojo diciéndome “sécales el sudor”. Que te miro como el gatito de Shrek y llamas al ayuntamiento para que vengan a esterilizarme. En que te sonrío y también ves fauces. En que miras al cielo y ves pajaritos cuando sólo hay buitres, cuervos y bombarderos B-52. Momentos en que me enterrarías en un hoyo con la cabeza afuera y les darías piedras para que me lapidasen. En que me quieres suicidar. En que me dirías ven, y me harías caminar sobre cristales rotos con pies desnudos hacia ti. Que luego me dirías, vete. Hay momentos en que me follarías y me matarías mientras eyaculo riéndote de mí. Hay momentos en que oyes mátame cuando digo ámame. En que me subirías más y más y más, para que la caída fuera más dura. En que serías capaz de olvidarlo todo, de borrarlo todo, de romperlo todo, para poder odiarme a gusto, fumando un cigarrito mientras preguntas y tú quién eres?. Hay momentos en que me atarías a una estaca y me dejarías morir de hambre y de frío, mientras los buitres me devorarían. Momentos en que me dirías la vida junto a ti es magia, y por eso vas a desaparecer cuando diga chás! . Hay momentos en que te pones un pasamontañas negro, coges un hacha, colocas mi cabeza en un madero y viéndome asombrado preguntas qué te pasa mi amor?. Hay momentos en que te romperías una uña al arañarme y me acusarías de maltratador. Otros en los que pretendes curarme con vinagre las heridas. Otros en que me verías luchando contra la marea brava y tú, subida al barco, me tirarías una aspirina para ayudarme. Hay momentos en que te diría te necesito y tú responderías, mejor, así te hará más daño. Hay momentos en que huiría de la multitud que me persigue y tú me denunciarías a la policía.

Y atónito, desesperado, paralizado, borracho, patético, humillado, blasfemando, con nubes negras en la cabeza, te encuentro diciéndome; ¿por qué me haces esto?

Luego pasan los momentos. Pero queda el miedo.

domingo, 26 de octubre de 2008

A la altura del sexto piso se angustió: había dejado el gas abierto.

José María Peña Vázquez, Galería de hiperbreves, “El suicida” (2001)

viernes, 24 de octubre de 2008

Música para hacer el amor cuando ya casi es demasiado tarde; "No wow", The Kills



Esta canción es una flor que algunos piensasn que se está volviendo vieja. No es ninguna novedad. No pretendo ser original en este blog. Ni estar a la última, ni encontrar la flor más escondida, ni ser exclusivo... No. Los que estén un poco puestos, conocen de sobra esta canción tan particular. The Kills, este grupo que nació con vocación underground en el año 2000, sacó el disco que lleva el nombre de este tema ya en el año 2005. Es igual. Quiero compartir mi visión de esta flor. Depende de la nariz que huela y de los ojos que vean, lo viejo se vuelve nuevo. Compuesto por Alison "W" Mosshart y Jamie "Hotel" Hince, The Kills es una mezcla de indie, post punk, garaje setentero que me vuelve loco... en tres años no le da tiempo a envejecer a lo que es tan bello.

"Vas a tener que pasar por encima de mi cadáver antes de salir por esa puerta", así comienza este tema. Ya no hay impresión, ya no hay "guau!" (no wow) aunque me encantaras con tus juegos... Es la historia del desencanto y de la decepción, pero también de la pasión del querer seguir aunque sea mentira. Me recuerda esa escena de esa gran y rara película ("La chica del puente") en la que ella, salvada en todos los entidos por él, cuando este decide marcahrse, le dice; "tú me metiste en esto, así que no me dejes así, sácame contigo de aqui".

"No wow" es otra canción oscura, sucia, también con sonido low-fi, como los grupos de la última ola tipo "Yeah, yeah, yeahs" o "The Raveonettes". Pero lo que más llama la atención de este tema es el ritmo. Ritmo machacón, continuo, obsesivo, como un corazón palpitante que late cada vez con más tensión. Como diciendo "te odio, pero joder, te odio porque no soy capaz de dejar de amarte..."

Tengo muchas canciones en la cabeza que me recuerdan a la pasión del momento sexual. Esta canción es un polvo de los últimos que se echan antes de dejarlo. En los que mirándose a los ojos los amantes lo hacen como reprochándose todo, y teniendo la conciencia sucia por saber que los dos disfrutan aún de esto. Mirada de placer, mirada de culpa, mirada de odio, mirada de amor... sabiendo que queda poco, menos mal que queda poco, qué lástima que quede poco...

miércoles, 22 de octubre de 2008

"Si muero sobrevíveme"

Ayer estuve en un funeral. Era una mujer fantástica con una historia de amor detrás fantástica. La hermana de la fallecida leyó un poema en la ceremonia al compañero de esa mujer que se había quedado sólo en la vida. Era de Pablo Neruda (1959) y decía así...

SONETO XCIV
Si muero sobrevíveme con tanta fuerza pura
que despiertes la furia del pálido y del frío,
de sur a sur levanta tus ojos indelebles,
de sol a sol que suene tu boca de guitarra.

No quiero que vacilen ni tu risa ni tus pasos,
no quiero que se muera mi herencia de alegría,
no llames a mi pecho, estoy ausente.
Vive en mi ausencia como en una casa.

Es una casa tan grande la ausencia
que pasarás en ella a través de los muros
y colgarás los cuadros en el aire.

Es una casa tan grande la ausencia
que yo sin vida te veré vivir
y, si sufres mi amor, me moriré otra vez.

Os puedo asegurar que él sabía eso. Que los últimos años de vida, enferma ella, sabiendo que un día tocaría negro, vivieron así, construyendo una herencia de alegría para el entonces y para el ahora. Él me decía "estoy mal", pero no lliraba. Sonrería y hablaba de ella como quien intenta de verdad cumplir con su encargo. Como si fuera verdad el que si él sufría más de la cuenta, ella se miriría otra vez, estuviera donde estuviera. Habló desde el altar como quien puede decir bien alto y bien fuerte "lo tuvimos todo y fue maravilloso, no tengo derecho a quejarme". Y cantó la canción de su amada, en euskera, una lengua extraña para él, bien alto y bien fuerte... Escribiría mucho... Pero da igual. Esta flor es la más bella que he encontrado en mucho tiempo, y no se puede compartir. Sólo entenderá el que los conociera y estuviera ayer ahí...

domingo, 19 de octubre de 2008

La gota que colmó el vaso

Hoy tengo la sensación de que la gota que colmó el vaso la derramé yo. No es tan fácil como en la fotografía, no lo he podido evitar. No sabes nunca cómo de hondo es el vaso. Sólo sabes el agua que se ha ido depositando dentro. Y sólo te preocupas cuando ves que se vierte mucho. Que pasan cosas. Pero tienes la esperanza de que el vaso sea muy grande. Que pueda con todo. Que sea en realidad un pantano al que un chorro de agua en realidad no le afecta. Porque tiene una pared de hormigón que hace que soporte todo. Entonces es cuando piensas en el futuro. Y miras a la otra persona, y piensas... no va a bastar un día para que se vaya todo a la mierda. Sin embargo, tengo miedo. Una siemple gota puede colmar el vaso, si resulta que éste no era pantano y ni siquiera grande. La gota... bueno, depende como se mire. Hay gotas muy grandes. A las personas que viven de detalles una gota les puede empapar el alma y la paciencia.

Si todo eso lo sé. Si la conozco... Si lo veía venir. Si no he sido capaz de frenar en su caída al vaso, que estaba ya por lo visto lleno, esa gota que ha caído durante horas poco a poco. Hasta que ha llegado al vaso, y éste ha derramado agua. Cuando ha llegado la gota que ha colmado el vaso no parecía agua. Ha hecho mucho ruido. Aquí dentro ha sido como una bomba atómica. Pero claro, después de que se derrame no hay manera humana de cogerla y meterla al vaso. No sé coger agua con las manos. Y además, por lo visto el vaso estaba lleno. Era un vaso pequeño o le habíamos echado mucho agua. Nació con mucho agua ya el vaso.

Nadie sabe de dónde salió mi gota, la gota maldita. Yo sí. Y me da vergüenza reconocerlo, este blog es un vertedero. Pero casi todo el mundo, cuando tira la basura, cierra bien la bolsa. Huele mal, es evidente que es basura, pero la cierra, no quiere nadie que se sepa qué tipo de basura depositas en el contenedor. La gota que colmó el vaso se llama inseguridad, y ha derramado otros vasos. Vasos que tenían muy poca capacidad. No te jode echar un litro de agua, de golpe. Sabes que cuando lo tiras por la borda, moja todo, salpica todo. Una gota... Yo pensaba que una gota no era suficiente, pero me lo temía. Un día intentando meterla adentro mío, que no se salga... como esa lagrimilla que se te escapa sin permiso. Y que sin embargo, por mucho que abras el ojo, se te acaba escapando porque lo que sientes es para que se te escape.

Yo vine hoy como cordero al matadero. O como pirómano al bosque seco y descuidado. Yo lo sabía, está en mi naturaleza. Pero cuando el cordero está muerto, ya no puede hacer nada. Y cuando el incendio arrasa hectáreas, el pirómano se da cuenta de que es muy tarde para ayudar a los bomberos.

La gota colmó el vaso. Me repito mil veces. Y dentro de mí hay una esperanza de que eso que yo creo que es una gota, sólo sea una lágrima por un mal día. Un muy mal día. Si la gota colmó el vaso los dos sabemos lo que toca. Pero yo no lo sé... Si la gota no colmó el vaso y lo que se ve junto a él es una lágrima... Perdóname... Míralo bien. Pruébalo. Si está salado es una lágrima. Si no lo es... no sabrá a nada. Y la nada no hace daño.

Quizá fuera la gota que colmó el vaso. Quizá fuera una lágrima. Pero esto es la única bala que me queda, y siento que me tienen rodeado.

lunes, 13 de octubre de 2008

Fotografía de la lealtad

Ojalá tuviéramos la lealtad de un perro estúpido, de esos que te miran con esos ojos... Es de la única lealtad que te puedes fiar. Yo ofrecí mi lealtad a alguien, pero nunca he sido leal... Es otro de mis defectos. Sería uno de los primeros que me quitaría en la escuela de las personas perfectas. Sólo sé que en esa foto la persona cambiaría al perro por dinero. Mucho o poco, pero lo haría. Y el perro no cambiaría a la persona por nada.

La lealtad o es ciega o no es... La lealtad... Hasta suena bien... La lealtad medida, interesada, razonada, explicada por circunstancias, no me sirve. Ese perro está encantado de vivir en la calle, no envidia a los perros que huelen bien y van hasta a la peluquería canina. Ese perro moriría por su persona. Y necesita a su persona para vivir. No su comida, sino formar parte de su vida. Así sí he sido leal. Así sí lo he sido. Pero tampoco sirve. Soy persona, no perro. El perro no se cansará de esa persona, nunca. Nunca. Estará siempre. Él lo puede decir bien claro. SIEMPRE. Ojalá sea siempre en mi caso, querría se esta vez ese perro de esa fotografía.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Las flores prohibidas huelen mejor....

--¿Por qué vas a matarme? ¿No sabes acaso que soy el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo?

--Precisamente por eso...


Jaime Valdivieso, “Cordero de Dios” en Brevísima relación del cuento breve de Chile

lunes, 6 de octubre de 2008

The Raveonettes; la flor oscura, "Beat City"



The Raveonettes es el grupo más original e inteligente del panorama musical intelectual en mi opinión. Lo de original, teniendo en cuenta que soy un pesimista redomado y que creo que está todo inventado, lo matizaría. El grupo más inteligente en manejar el grandísimo patrimonio del pop rock, malearlo, mezclarlo de la forma más inverosímil, darle la vuelta... y que el resultado suene a todo conocido de una forma completamente única. Lo de inteligente, porque el fondo y la forma están al servicio de ideas complejas. Odio (musicalmente) al Canto del Loco, por ejemplo, donde el fondo simple y la forma simple se mezclan para mostar mensajitos vergonzosamente simples. The Raveonettes, este dúo danés formado en el 2002 y con cuatro discos en el mercado, proponen musicalizar las complejas relaciones humanas; los deseos prohibidos, lo oscuro, lo políticamente incorrecto que todos llevamos dentro...

Desde Las Ronettes y las melodías de los años 50 hasta las guitarras más eléctricas, todo envuelto en un sonido sucio, de baja fidelidad (lo-fi), y al servicio de cierta desesperanza, tipo Velvet Underground, pero cantado como los ángeles, puesto que considero que son excelentes cantantes además de excelentes compositores o músicos.

“I wanna die in the beat city” repiten como una letanía compulsiva en este tema (del disco "Pretty in Black", 2005). Quién no quiso morir en la ciudad palpitante, en la ciudad viva, la de las luces de neón, el escenario de nuestras subidas y bajadas, donde queríamos morir cada noche sin ningún motivo aparente, sólo explotar, sólo tirarte por el suelo, gritar, agitarte... Ya no soy un niño, mis amigos ya no pasan delante del cuartel de la Guardia Civil con alguien encima del coche cantando... ni duermo en la calle cuando no había lugar más caliente al final de la noche donde posar mi cadáver... Pero aún hoy el instinto se activa. Y cada mucho tiempo, quedamos para quemarla, como diciendo... “hace mucho que no nos morimos en la ciudad palpitante...” Claro, que la ciudad ahora no me parece tan interesante. Más que viva y palpitante, un balneario para dormirse... de asco.

viernes, 3 de octubre de 2008

Ausencia

Según la REal Academia de la Lengua, ausencia se podría definir como

1.- f. Alejamiento, separación de un lugar:
Su ausencia se interpretó como un desafío al corazón.

2.- Tiempo que dura el alejamiento:
¿Qué ha pasado durante tu ausencia?

3.- Privación o falta de algo:
La ausencia de calor provoca que me muera o te mueras de pena.

4.- der. Condición legal de la persona en paradero desconocido.
Cierto, tu condición legal ya no es soltera o casada, estás en paradero desconocido.

5.- med. Pérdida pasajera de la conciencia:
Las lagunas y ausencias son frecuentes en la demencia senil y en ciertos estados de enamoramiento adolescente.

6.- brillar alguien o algo por su ausencia loc. col. No existir o no estar presente donde cabía esperar:
La alegría en este cuerpo brilla por su ausencia.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Lo que hubiera sido la primera poesía después de ella

Mientras haya ciudades, iglesias y mercados, y traidores, y leyes injustas, y banderas; mientras los ríos sigan vertiendo su basura en el mar y los vientos soplen en las montañas; mientras caiga la nieve y los pájaros vuelen, y el sol salga y se ponga, y los hombres se maten, mientras alguien regrese, derrotado, a su cuarto, y dibuje en el aire la V de la victoria; mientras alguien regrese, derrotado, a su cuarto, y escriba esta carta; mientras vivan el odio, la amistad y el asombro, y se rompa la tierra para que crezca el trigo...

yo te estaré queriendo en la sombra.


Luis Alberto de Cuenca, 1995

lunes, 22 de septiembre de 2008

Algunas cosas tienen que ser creídas para ser vistas

Nadie regala nada. Los que regalan tienden a ser vistos como algo peor que los tacaños, porque dan miedo, hacen pensar que habrá que devolverles mucho más. Sin embargo, a pesar del tic-tac del reloj; de que viene la noche después del día; de que llega el otoño después del verano; de que pasan los años y somos más viejos; de que uno y uno son dos; de que hoy se mueren de hambre, y mañana, y pasado mañana; a pesar de la lógica del mundo, siempre hay terreno para la magia.

La magia es humana. Sólo los seres humanos son capaces de realizar lo más frío y racional del mundo, sólo ellos pueden implacablemente aplicar la razón también a la vida ajena, para hacer daño. Por egoísmo son capaces de cualquier cosa. Esos seres humanos no creen en la magia, creen en la razón, saben desde pequeños que el pez grande se come al chico. Ah, pero claro, siempre hay otros. Y en esos por lo visto es mejor no creer... Porque a los hijoputas se les conoce, te dan fuerte, pero sabes dónde te van a dar. Los otros requieren que volvamos a ser niños, requieren fe, requieren creer... para luego ver. Nos han engañado tantas veces que ya no queremos creer en casi nada y en casi nadie. Como haya algo en juego, mejor no creer definitivamente en nada ni en nadie. La belleza de la vida entonces queda en las flores que ofrecen las canciones o las películas...

Lo malo es cuando una canción o una película nos recuerda aquella vez que quisimos creer para luego ver. Entonces, no queda nada, sólo una gran pena. Porque dejamos que el tic-tac siga su curso, que pasen las primaveras sin que pase nada, que los hijoputas sigan aplicando la racionalidad cartesiana del tipo... donde haya una herida, échale vinagre, que seguro que duele. Y sabremos que sólo hay una vida para (mal)gastar.

Alejaos de la esperanza... los magos empiezan a no creer ni en ellos mismos. Sólo conocí a una maga. Debe haber más, pero sólo conoco a una. Y no sabe si jubilarse...

viernes, 19 de septiembre de 2008

II

Me acuesto desnudo
para no perder tiempo

por si vuelves


Gonzalo de las Heras, 1998

jueves, 18 de septiembre de 2008

El deseo inmediato incumplido: videopoema basado en "Al bien" de Ana Rosetti


Mmmmm... Cuando palpita, cuando arde... Cuando estás a punto de explotar, salivando delante de un pastel... y se corta. Y se va... Entonces sientes cómo el deseo se vuelve desesperado, caprichoso, salvaje... El deseo se cura con amor propio, no queda más solución cuando el objeto de deseo y la belleza desaparecen de repente, cuando pensabas que quizás se comería con los dedos hoy... Pero el amor propio es solitario, y en soledad no se comparte nada, no se comunica nada... El deseo salvaje desaparece, el deseo se transforma en melancólico... un echar de menos intenso, ya no inmediato. Un momento en el que ya no hay fuerza, sino tristeza... algo parecido a lo que los sexólogos llaman "tristeza postcoital" en el hombre...

Sólo queda la belleza, ese objeto de deseo, como algo sagrado, seguramente por inalcanzable... Es una sensación de reposo... Sin embargo, la hoguera vuelve a calentar cuando se recuerda tiempo después de nuevo el momento en el que el deseo estuvo a punto de volverse carne, el momento en el que los deseos más íntimos pudieron, por fin, cumplirse. Y cuando se piensa en ese momento, de nuevo vuelve la angustia, la fuerza, el palpitar, la sangre rugiente circulando por las venas...

Este videopoema basado en una obra de Ana Rosetti, la maestra de la poesía erótica, es mi flor de hoy. Flor en el fondo odiada... Porque hasta ahora no pensé que me sentiría identificado con la actriz que lo interpreta; Antonieta Herrera Pérez. Creo que plasma en el fondo la sensación de gato enjaulado que soporta cualquiera que a estado a punto de compartir deseo, y debe evacuarlo, desperdiciándolo... como tantas veces...

martes, 16 de septiembre de 2008

IV

Caminas por la vida
dejando una profunda huella en mí;
conclusión;

la belleza pesa

Gonzalo de las Heras, 1998

Un corto dramático; "La explicación"


Parece una comedia mala española... Y es un drama cotidiano internacional. No es el sexo, ni los pelos en el baño, ni cómo cortamos el papel higiénico... Es que se gastó el amor, y eso duele mucho. Al que se le gasta primero le duele más. Hay que ser muy valiente para hacer lo que hace el protagonista. Y ella también es muy valiente, por ponérselo en bandeja. El desamor cuando no te quieren es romántico, puedes escribir poesía, eres la víctima, todo el mundo te da consuelo... El desamor cuando eres el verdugo es horrible, nadie ha hecho una canción bonita para los verdugos, nadie te va a decir "lo siento, ¿cómo estás?". Porque el protagonista llora. Y no es porque no le quieran; lo hace porque ha dejado de querer...

La canción francesa del final, cuando él parece que recuerda se titula como se debería llamar el corto si no fuera porque no quiere mostrarlo todo antes de tiempo: "¿Cómo decir adiós?

sábado, 13 de septiembre de 2008

Lo nuevo de Extremo, la primera flor de este vertedero

He esperado mucho, los he visto en dos conciertos sin conocer nada de lo que sería su nuevo disco. Sólo el prometedor "Dulce introducción al caos", dulce y amargo al mismo tiempo. Con los colmillos afilados esperando, con los colmillos afilados también porque la vida a veces te pone en guardia, ayer por fin lo escuhé. Bueno, no lo escuché, se me metió... y de nuevo me curó. Gracias Robe, a tí también te pasa algo, lo sé, no se explica si no esto.





Se acabó.
El odio me arrolló la razón .
Con mi época estoy comprometido .
Y el amor se fue volando por el balcón
a donde no tuviera enemigos .
Y ahora estoy en guerra contra mi alrededor
no me hace falta ningún motivo.
Y es que soy
maestro de la contradicción
y experto de romper lo prohibido .


Y por eso los chiquillos ya se acercan a mí
que intento ser feliz .
Desde entonces de esta cárcel no me dejan salir
no tengo a donde huir .
Voy a hacer un butrón
que saque la cabeza fuera .
Y sigo preso
pero ahora el viento corre alrededor.
Por mis pecados sigo preso.
Carne y hueso...
Se muere de hambre el mundo alrededor
tú y yo total de carne y hueso.


Por dinero los maderos van detrás de mí
que intento ser feliz .
Y abocado a los tejados me he mudado a vivir
por desobedecer, por ver al sol salir
por sacar la cabeza fuera.
Y sigo preso
pero ahora el viento corre alrededor .
Por mis pecados sigo preso.
Carne y hueso...
Se muere de hambre el mundo alrededor
tú y yo total de carne y hueso .


Necesito saber
Dime tu nombre
De dónde sale el sol
Y de qué se esconde
Necesito saber
Dime tu nombre
De dónde sale el sol
Y de qué se esconde
(Necesito saber)
Si miro alrededor no puedo comprender
me da pereza.
(dime tu nombre)
Si hay algún escalón, para mí un tropezón
voy de cabeza.
(de dónde sale el sol)
Tuya es la habitación para que vuelva por
naturaleza.
(y de qué se esconde)
Hay un televisor en medio del salón
no me interesa.


Vente a la sombra, amor
que yo te espero
que tengo el corazón
aquí con bien de hielo.
Vente a la sombra, vente amor
que yo te espero que tengo ya el cerezo en flor dentro del cuerpo .


Se me cae la casa desde que se marchó.
Ahora ya solo espero el derribo.
Y es que perdí
la pista del eje del salón
estoy continuamente torcido .
Y ahora sólo pienso en ella
no encuentro razones donde su recuerdo se me clava entre las cejas. Sueño con melones encima de la mesa...

Buscando mi destino viviendo en diferido sin ser, ni oír, ni dar. Y a cobro revertido quisiera hablar contigo y así sintonizar.

Sueño que empieza otra canción Vivo en el eco de su voz entretenido Sigo la estela de su olor que me susurra “vámonos vente conmigo”

Hay un desierto hay un vergel lleno de flores de papel pensaba que sería frío el amanecer te equivocabas otra vez quemaba.

Llegó el verano y asoló primavera y el sol asfixia en tu jardín. Y se le caen los pajaritos a la higuera que ya no cantan para mí.

Abrí los ojos para ver con el destino me encontré de cara. Lo tengo todo a medio hacer me preguntaba, si tal vez mañana...

Necesito saber Dime tu nombre De dónde sale el sol Y de qué se esconde Necesito saber Dime tu nombre De dónde sale el sol Y de qué se esconde

Vente a la sombra amor que yo te espero que tengo el corazón aquí con bien de hielo Vente a la sombra, vente amor que yo te espero que tengo ya el cerezo en flor dentro del cuerpo.

Si miro alrededor no puedo comprender me da pereza Y si hay algún escalón para mi tropezón voy de cabeza Y de la habitación para que vuelva amor chorro de lefa La educación de la televisión no me interesa.


--------------------------

Perdón por cómo está expuesta a letra. La informática no es lo mío, y esta canción no merece que sea expuesto así. Es como arrancar la flor entre la basura y robarle pétalos...

Es larga, a veces dulce, a veces optimista, a veces amarga, melancólica, pesimista... como la vida misma. Como la vida con una persona. Por eso tiene que durar lo que dura, por eso tiene subir y bajar, por eso necesita más de instrumentos de otra cación. Porque la forma está al servicio del fondo. Y expresar algo complejo con algo simple es peligroso. Hasta un oboe... fue sólo escuchar ese oboe al principio y dolerte, y saber que puede ser bonito que te duela una canción, porque te sientes acompañado, porque parece que alguien te ve a través de un agujero y es capaz de hacer arte con lo que sientes...

Yo también por mis pecados sigo preso. Y he hecho un butrón en la cárcel para que al menos haya aire a mi alrededor. Al menos a veces saco la cabeza fuera, intentando ser feliz, sí. Pero el agujero es pequeño, y me lo han cerrado esta semana. Castigado si aire limpio. Más preso aún me siento. "Se muere de hambre el mundo alrededor...", y yo mismo, de hambre y frío. Ya no hay calor, a alguien se le mojó la leña. ¿Quién me calentará ahora?

Y habla de odio, y de amor que se escapa a donde no tenga enemigos, y de partidas, y de ausencias, de recuerdos que se clavan entre las cejas... ¿A quién no le puede servir esta flor? Todo el mundo se puede sentir identificado, aunque yo, puro egocentrismo, creo que Robe me la hizo a mí... A mí... Por ciero, a mí me preocupa sobre todo no de dónde sale el sol, sino de qué se esconde... El sol... me gusta, dan ganas de escapar sólo por verlo salir... pero es duro intuir que algo que quieres se esconda de tí.

También da pereza pensar, y hay ecos de su voz, me gustaría seguir el rastro de su olor, pero no huele a nada... Y a quién no le resuena en la cabeza un "vente conmigo...". Y cuando las guitarras no son guitarras sino ametralladoras... a quién lo le gustaría pensar que son capaces de hacer el efecto de una pastilla. Sólo borrar, sólo apartar cuando duele. Sólo acompañar cuando hay rabia. Todo eso es una canción. Al menos esta, el tercer corte de "La ley innata", un disco que suena a despedida... Esto es un breve resumen, la beve ficha de la flor, lo que sentí cuando la olí. Hoy. Ayer olía diferente.

Pero sin duda, la parte más bonita, y creo que el mensaje definitivo entre tanto sube y baja de esta canción es la invitación sincera, limpia, incluso con una sonrisa de que te vengas a la sombra conmigo, que yo te espero, que tengo el corazón en hielo porque calienta demasiado, y dentro del cuerpo... mi cerezo en flor. Vente, amor, que yo te espero.

viernes, 12 de septiembre de 2008

No todo huele mal...

Hoy llueve mucho... Se ha acabado el verano, falta mucho para la primevera... Al menos ha caído en mis manos el nuevo disco de Extremo... Y mi trabajo... ummmm... empiezo a pensar que lo único bueno es que trabajo poco. Pronto llegará el otoño y las ganas se caerán de mi pecho, no te resbales en la acera con ellas. Todas ahí, secas, unas encima de otras. Tantas pajas mentales perdidas es como desperdiciar el semen. Esto es el banco de esperma de mis pajas mentales, quizá a alguien le sirva y de aqui nazca un suspiro, una alegría, un guiño, una sonrisa, una esperanza de que todo no es tan feo, no todo huele mal... Todos los blogs personales o son diarios de una vida anónima que no deja de ser anónima por poner fotos de las vacaciones en la playa, o son vertederos de miseria o esperanza, según se mire. Este no es original, es de la segunda clase, y también hay miseria y esperanza.

Alguien dijo que en este mundo de tristes una sonrisa es la mayor de las disidencias. Siempre me gustó ser rebelde y sin embargo no he sabido, no he podido, me he acobardado... Sonreir cuesta. Pero yo repito muchas veces para darme ánimos que "uno no está derrotado hasta que acepta la derrota" (eso tampoco es original, se nota que soy poeta frustrado). Y la derrota no ha llegado aún, porque no pienso aceptarla, por muchas cuestas que me encuentre, o aunque la cuesta sea en el fondo sólo una, larga y dura... Así que hoy sonrío y me repito "hoy no seas tan capullo, has encontrado una flor silvestre, auque sea salvaje, regálasela...".