jueves, 18 de septiembre de 2008

El deseo inmediato incumplido: videopoema basado en "Al bien" de Ana Rosetti


Mmmmm... Cuando palpita, cuando arde... Cuando estás a punto de explotar, salivando delante de un pastel... y se corta. Y se va... Entonces sientes cómo el deseo se vuelve desesperado, caprichoso, salvaje... El deseo se cura con amor propio, no queda más solución cuando el objeto de deseo y la belleza desaparecen de repente, cuando pensabas que quizás se comería con los dedos hoy... Pero el amor propio es solitario, y en soledad no se comparte nada, no se comunica nada... El deseo salvaje desaparece, el deseo se transforma en melancólico... un echar de menos intenso, ya no inmediato. Un momento en el que ya no hay fuerza, sino tristeza... algo parecido a lo que los sexólogos llaman "tristeza postcoital" en el hombre...

Sólo queda la belleza, ese objeto de deseo, como algo sagrado, seguramente por inalcanzable... Es una sensación de reposo... Sin embargo, la hoguera vuelve a calentar cuando se recuerda tiempo después de nuevo el momento en el que el deseo estuvo a punto de volverse carne, el momento en el que los deseos más íntimos pudieron, por fin, cumplirse. Y cuando se piensa en ese momento, de nuevo vuelve la angustia, la fuerza, el palpitar, la sangre rugiente circulando por las venas...

Este videopoema basado en una obra de Ana Rosetti, la maestra de la poesía erótica, es mi flor de hoy. Flor en el fondo odiada... Porque hasta ahora no pensé que me sentiría identificado con la actriz que lo interpreta; Antonieta Herrera Pérez. Creo que plasma en el fondo la sensación de gato enjaulado que soporta cualquiera que a estado a punto de compartir deseo, y debe evacuarlo, desperdiciándolo... como tantas veces...

1 comentario:

pedazodescosh dijo...

vivir no es lo doloroso...
ser exclavo de nuestros deseos y esperar a encontrarte de un día a otro, todo el día, todos los dias...con esa maga, con esa cosa que a veces no tiene forma pero que con su sola presencia condiciona nuestra mirada y nuestra sonrisa...

esperar...
para que esperar?
por qué esperar a que llegues si se puede encontrar todo eso, hay que aprender a escuchar y observar, a veces las cosas que queremos se encuentran disfrazadas

la belleza va y viene...
todo se vuelve obsoleto...
lo unico que no puede decaer es nuestro deseo por ser esa oveja negra...sin querer, alguien puede estar observadonos con interes!
saludos

yosh