miércoles, 8 de octubre de 2008

Las flores prohibidas huelen mejor....

--¿Por qué vas a matarme? ¿No sabes acaso que soy el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo?

--Precisamente por eso...


Jaime Valdivieso, “Cordero de Dios” en Brevísima relación del cuento breve de Chile

No hay comentarios: