miércoles, 22 de octubre de 2008

"Si muero sobrevíveme"

Ayer estuve en un funeral. Era una mujer fantástica con una historia de amor detrás fantástica. La hermana de la fallecida leyó un poema en la ceremonia al compañero de esa mujer que se había quedado sólo en la vida. Era de Pablo Neruda (1959) y decía así...

SONETO XCIV
Si muero sobrevíveme con tanta fuerza pura
que despiertes la furia del pálido y del frío,
de sur a sur levanta tus ojos indelebles,
de sol a sol que suene tu boca de guitarra.

No quiero que vacilen ni tu risa ni tus pasos,
no quiero que se muera mi herencia de alegría,
no llames a mi pecho, estoy ausente.
Vive en mi ausencia como en una casa.

Es una casa tan grande la ausencia
que pasarás en ella a través de los muros
y colgarás los cuadros en el aire.

Es una casa tan grande la ausencia
que yo sin vida te veré vivir
y, si sufres mi amor, me moriré otra vez.

Os puedo asegurar que él sabía eso. Que los últimos años de vida, enferma ella, sabiendo que un día tocaría negro, vivieron así, construyendo una herencia de alegría para el entonces y para el ahora. Él me decía "estoy mal", pero no lliraba. Sonrería y hablaba de ella como quien intenta de verdad cumplir con su encargo. Como si fuera verdad el que si él sufría más de la cuenta, ella se miriría otra vez, estuviera donde estuviera. Habló desde el altar como quien puede decir bien alto y bien fuerte "lo tuvimos todo y fue maravilloso, no tengo derecho a quejarme". Y cantó la canción de su amada, en euskera, una lengua extraña para él, bien alto y bien fuerte... Escribiría mucho... Pero da igual. Esta flor es la más bella que he encontrado en mucho tiempo, y no se puede compartir. Sólo entenderá el que los conociera y estuviera ayer ahí...

5 comentarios:

hoy dijo...

"lo tuvismo todo y fue maravilloso, no tengo derecho a quejarme"... Envidable actitud...
Me necantó tu perfil... te interesa la vida en general... vivirla... yo estoy aprendiendo a quitarme la venda...
Buenos días!!!!!!

caleteador dijo...

"-Porque a la vida aun entre lagrimas hemose de celebrarla"-Rilke, recuerdo que tambien decia rilke que "el dolor era nuestro follaje en invierno"...creo que el amor como todo lo importante de la vida tiene dos caras, la alegria y la tristeza, la compañia y la soledad, el principio y el fin, la presencia y la ausencia, y creo que los grandes amantes aciertan a beberselo yodo de un trago y salen transfigurados y grandes, trascendedores de apariencias... esa ausencia de casa grande partece tan rica , tan reconfortante, no se si alguna vez he alcanzado algo cercano, no se si es real o son palñabras de poeta solo se que se ha explorado poco...Precioso Post siobre el que pensare mas...

Alejandro dijo...

Muchas gracias... no suelo responder a los comentarios que me haceis. En este caso, estoy contento de que las personas que leen esto entienden lo que pasó con esa mujer y ese hombre. A veces los héroes no están en pantallas gigantes o en plasmas caros.

caleteador dijo...

...Si las piedras hablaran ,hay gente increible que ni parece que hace, ni sabe escribir,pero su corazon llega hasta lo mas hondo e insondable "del Amor y del mundo"...es preciso salir de los rieles, emprender ese viaje de precedentes ocultos y para el que no existe mapa.... creer en lo invisible.
Un saludo.

Anika dijo...

Gracias por el poema. Y por la historia. Consigues que lo entendamos, aunque no estuviéramos allí.

"En verdad os digo que el adiós no existe:

Si se pronuncia entre dos seres
que nunca se encontraron,
es una palabra innecesaria.

Si se dice entre dos que fueron uno,
es una palabra sin sentido.

Porque en el mundo real del espíritu
sólo hay encuentros y nunca despedidas,
y porque el recuerdo del ser amado
crece en el alma con la distancia,
como el eco en las montañas del crepúsculo."

Khalil Gibran