domingo, 30 de noviembre de 2008

Y mejor ausencia que molestia

Moriré sin cambiar una pincelada del paisaje.
El banco le miró cada vez que pasó por allí.
Joven demasiado viejo para lo poco que viví.
Odiar es la vía más fácil.
Realidad, la reputa madre que te parió.
Sólo son las noches sueños y sirenas de policía.
Ignoro todo de mi, ya sé lo suficiente de tí.
La vida sólo es la resaca de un sueño
Ella pensaba que era él y para siempre.
Nunca he salido de esta habitación
Cada vez que te miro, me pongo tieso.
Imaginó que le invitaba a bailar y bailaban.
Oscar al peor actor por "Ayúdame aunque no puedas"
Quién eres tú y qué significa para siempre?
Un día ella dijo; "ojalá supieras y así me dejaras"
Él dijo; "yo me acordaré por los dos"
Roció su costado con agua oxigenada para resucitarla.
Una caída no es un sueño.
Invítame a vinagre que tengo sed.
Demasiado valiente para probar, demasiado cobarde para comer.
O borracho o muerto.

2 comentarios:

hoy dijo...

bello algunas frases me extremecieron, en el silencio a veces hayo la verdad o por lo menos mi verdad...
MUCHOS BESOS POETA.

Alejandro dijo...

Poeta me queda grande... pero si te estremeció es que has estado contra las cuerdas alguna vez. Gracias.