martes, 9 de diciembre de 2008

Cerrado por defunción

No me entran ganas de escribir nada. Podría ser un bonito homenaje rebuscar en la basura en un momento así. No tengo ganas repito. El homenaje se lo haré a ella, no tengo ganas de compartirlo salvo con la persona que ella hubiera querido. Contigo. No será bonito, pero será real, mucho más que esos horribles discursos del cura en la iglesia. Y hay sitios donde descansar mucho mejores que los que hemos construído para eso.Cuando se muere alguien y de verdad te das cuenta, no te dan ganas de nada... Sólo de pensar. No hay nada bonito hoy, ni ayer, ni antesdeayer. Cuando alguien que la hubiera conocido piense en ella y pueda hacerlo sin angustia que te ahogue entonces sí se podrá apreciar de nuevo lo bello de su vida. Hoy que se acaba de ir todo es una puta mierda. No era mi madre, ni mi hermana, ni mi amor... Da igual, siento gran respeto y me gustaría compartir siquiera un poco de tu tristeza por su pérdida. Que inventaran una máquina y sintiera al menos una décima parte... Sí, ojalá pudiera quitarte un poco de lo que llevas encima.

Divago joder, y esto no es ni una reflexión ni un ensayo sobre nada. Es sólo un estado de ánimo que sabe agrio. Que esto está cerrado por defunción, coño. Hablar sólo una palabra de más es puro morbo asqueroso. Ya está.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias .............

tali dijo...

no estés triste... andará en un lugar mejor que éste, sin duda, en algún paraíso del más allá... yo así lo creo, si no la vida no tendría sentido...