jueves, 22 de enero de 2009

Bello, triste, contradictorio... ("Hallelujah" de Jeff Buckley)

Jeff Buckley murió en 1997 a los 30 años. Él es el intérprete de este tema de Leonard Cohen. Cuando tras publicar su disco "Grace" en 1994 (estilo único, grandísima influencia, atemporáneo)parecía que iba a comerse el mundo, se le atragantó. A veces cuando estamos objetivamente bien, algo dentro nuestro se rompe. Y nadie lo entiende. Quizá sí, si se pone a todo volumen este tema. Quizá fuera el recientemente descubierto desorden bipolar que le habían diagnosticado, quién sabe. Se sabe que feliz no era, y que se metió vestido de repente en aquel río mientras escuchaba con su amigo a Led Zeppellin.

Él sí cambió una pincelada del paisaje para siempre. Con este "Hallelujah". Que se te mete en los huesos y te cala más que esta maldita lluvia de invierno. El aleluya del orgasmo dicen. Dios, el amor, el sexo, la pena, el pasado... más no se puede pedir a una letra. Que no hace falta entenderla para entenderla.


He oído decir que hubo un acorde secreto
que David tocó y complacía al señor
pero en realidad no te preocupa la música ¿verdad?
Bien, era algo así como:
la cuarta, la quinta
cae la menor, sube la mayor
El rey confundido componiendo el aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya...

Bien, tu fé era fuerte pero
necesitabas la prueba
La viste bañándose en la azotea
su belleza y la luz de la luna
te deslumbraron
Te ató en la silla la cocina
rompió tu trono y cortó tu pelo
Y en sus labios dibujó el aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya...

Nena, yo estuve aquí antes
Conozco este lugar
y he pisado este suelo
Solía vivir sólo antes de conocerte
He visto tu bandera sobre el arco de mármol
pero el amor no es una marcha victoriosa
Es un frío y roto aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya...

Hubo un tiempo en que me contabas
qué pasaba ahí abajo
pero ahora nunca te muestras a mí ¿verdad?
¿Recuerdas cuando me movía dentro de tí?
y la paloma santa se movía también
y cada aliento que dibujamos era aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya...

Bien, quizás hay un Dios arriba
pero todo lo que alguna vez aprendí del amor
era como disparar a alguien quien tú no imaginabas
No es un llanto lo que escuchas en la noche
No es alguien que ha visto la luz
Es un frío y roto aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya...


Escucho esto obsesivamente a estas horas de la mañana porque es bello. Y coño, como voy de víctima, porque es triste. Y los que están a mi alrededor, todos, también están tristes. ¿La tristeza compartida es mitad de tristeza o se contagia aún más? Lo escucho porque es una contradicción (orgasmo en una candión que parece a ratos religiosa?) y porque este día ha sido bello, triste y contradictorio. Que suene, otra vez más, ese frío y roto, aleluya...

4 comentarios:

Monapolla dijo...

Lograste hacer que lo escuche.

Gracias, me quedo con lo bello y triste.

Penélope dijo...

Jajajajaja, que vas de victima? Ay, chiquillo, como eres...
La escucharé, pero igual me pongo melancólica.

Es guapisimo el colega. Bipolar. Pero guapisimo.
A ver que tal canta.

Besote.

SDVB dijo...

Aleluya. Gracias por mostrarme algo nuevo para mí. Emocionante canción; llena de sentimiento, como es la vida, que también incluye muertes.

Saludos desde Chile.

tali dijo...

ME ENCANTA... LA DESCUBRÍ CUANDO VÍ SHREK. UN BESO, SOÑADOR.