lunes, 12 de enero de 2009

Sentirse mierda (parte I)

Leaving Las Vegas (1995) presenta la típica imagen del amor imposible. El borracho que sabe que no le queda más que hacer que morirse rápido y bien en la catedral del vicio, y la prostituta sóla y sin esperanza que sólo quiere que la quieran, da igual quién, da igual cómo. Un amor sin futuro que sólo durará lo que tarde Nicolas Cage (Ben) en terminar de matarse. No sé por qué nos atraen los antihéroes. Los perdedores absolutos que se regodean en la derrota. Los que asumen que no tienen nada bonito que aportar,a veces ni un bonito cadáver. Los que se rinden y lo cantan a los cuatro vientos. Los que ni sufren ya por ser la mierda que son. Los que no se avergüenzan, eso sí, de ser esa mierda. Sólo víctimas de sí mismos, que apuestan por el "cuanto peor, mejor". Los que no se quieren morir un poquito cada día, sino de golpe, o a golpes.

Nadie quiere ser Ben en Leaving Las Vegas, pero atrae... Nadie quiere tragedias en su vida, pero en el fondo, muchos nos sentimos identificados. Nadie admira a los que dejan de luchar, son proscritos de la sociedad, y quizás en el fondo nos dan envidia. Al fin y al cabo se liberaron de la pesada carga de tener que aguantarse 24 horas al día. Hay que ser muy valiente para ser del todo cobardes.


"He venido a Las Vegas a matarme bebiendo" (Ben)

"No sé, no no recuerdo si empecé a beber porque me dejó mi mujer o si mi mujer me dejó porque empecé a beber. Me importa una mierda." (Ben)

"Sera: Oye Ben, ¿hasta cuándo tienes pagado el motel?
Ben: ¿Por qué lo preguntas?
Sera: Porque creo que deberías ir allí y traerte tus cosas aquí.
Ben: Sera... Sera.... estás loca!
Sera: ¿Por qué?
Ben: No crees que te resultaría aburrido vivir con un borracho?
Sera: Es eso lo que quiero.
Ben: Todavía no has visto lo peor. Estos días he estado bastante controlado. Lo tiro todo al suelo y no haga más que vomitar... sin embargo, me encuentro bien. Eres como un antídoto que mezclado con alcohol me mantiene en equilibrio. Sin embargo eso no durará siempre.
Sera: Como quieras... Está bien... ¡vuelve a tu motel!... y yo volveré a mi brillante vida solitaria. Con el único aliciente de encontrarme en casa pasta dentrífica... para quitarme el mal sabor de boca. Estoy harta de estar sola... Estoy harta de esto...... ¿No te gusto, Ben?
Ben: Oh, Sera, lo que tú no entiendes es que yo no... yo no....
Sera: ¿Qué!!?
Ben: Nunca... nunca me... pidas que deje de beber. ¿Has entendido?
Sera: Sí... lo he entendido (...)"

"¿Eres deseable? ¿Eres irresistible? Si bebieras conmigo Bourbon, si pudiera sentir el picante de tu boca al besarme, sentir tu cuerpo desnudo oliendo a Bourbon mientras follamos, me vendría bien y así aumentaría mi estima por tí. Si derramaras Bourbon sobre tu cuerpo diciendome: bébete ésto, sí... te abrieras de piernas y el Bourbon fluyera por tus pechos... y tu coño y dijeras bébetelo... entonces podría enamorarme de tí... porque entonces tendría un buen motivo para limpiarte y eso, eso... demostraría que sirvo para algo. Te lamería entera para que pudieras irte a follar con otro." (Ben)

Por cierto, el guinista de esta película se suicidó antes de que se estrenara...

4 comentarios:

ROSALÍA dijo...

Buff, que de tiempo de esta peli ... Me encantó, y Nicolas Cage está muy bien aquí.

Y claro que nos atraen los antihéroes, los no heroes, es decir, humanos como nosotros. Con miserias, debilidades, miedos, ... en fin, como todos y cada uno de nosotros, aunque cada uno en una proporción distinta. Todo es dosificarse ...

penélope dijo...

Jod....no es que este fuera el día más maravilloso de mi vida, sabes? llevo intentando no fumar desde que me he levantado, pero creo que voy a bajar a por un paquete ahora mismo. Me has dejado hecha mierda.

Oye, tú eras el que no quería oir hablar de cosas deprimentes???
Vale.

Sabes qué me parece?? Que tu acitud es de ir de VICTIMA. Hay que tener un par y bien puestos, para salir de una depresión, o de una frustación, o de una desidia vital.

Está muy bien llorar: llora, llora, escribe, quéjate. Pero no te creas todo lo que tú mismo te dices. Y sobre todo: no te encariñes con esa dulce sensación de derrota y de sentirse la mierda más grande del mundo. Es fácil que a uno le empiece a gustar sentirse así...

Alejandro dijo...

No te enfades penélope, no merece la pena. Debes saber lo que es un vertedero; debes saber que si no hay paraíso en algún sitio hay que reventar; que la vida es una montaña rusa, hoy estás arriba, mañana abajo; debes saber que soy el dueño de mis propias contradicciones; y el dueño de mis justificaciones, que no las regalo tan fácilmente; que este sitio es para decir lo que me place, aunque sea ridículo, porque aquí puedo serlo; que la vida está llena de jueces... Bufff... no tengo ganas...

Pero de corazón te digo... Si te molesto, si te molesta lo que escribo, si un desconocido sin escribirte a tí consigue hacerte sentir mierda y realmente te hace fracasar en tu intento de dejar de fumar... no leas más aqui.

Penélope dijo...

Que no me enfado, chiquillo, que es que lo que leo me llega. Que a veces soy un poco vehemente hablando, pero es porque soy pasional (y aragonesa), y porque me estremece que alguien se sienta así.
Pero si me hubieras visto decirtelo hubieras visto que el tono hablado es bastante diferente a lo que se desprende escrito. Con una sonrisa en la boca te lo decía.

Y que no voy a dejar de leerte.
Hala.

Besotes.